8 de marzo: día internacional de las mujeres

En este día internacional en particular, que es el de la mujer, y el plural tiene su importancia, nos pareció importante indicar nuestra voluntad de comprometernos y nuestro compromiso con el respeto de los derechos de la mujer. Pero también hacia la igualdad de género, especialmente dentro de las ONG.

Todavía queda mucho por hacer…. 

 

En muchos sectores como la educación, la salud, el trabajo, la familia, las mujeres siguen siendo víctimas de desigualdades en comparación con los hombres. Algunas cifras pueden dar fe de ello.

 

Según UNICEF:

 

  • Más de 110 millones de niños en todo el mundo, dos tercios de los cuales son niñas, no asisten a la escuela

 

  • De los 875 millones de adultos analfabetos del mundo, dos tercios son mujeres.

 

  • La mitad de las niñas que viven en los países en desarrollo (excepto China) se casarán a los 20 años

 

  • Las niñas de 13 a 18 años son las más representadas en la industria del sexo. Cerca de 500.000 niñas menores de 18 años son víctimas de la trata cada año.

 

  • La mutilación genital femenina afecta a 130 millones de niñas y mujeres en todo el mundo y pone en peligro a 2 millones de ellas cada año. La prevalencia de estas prácticas se ha mantenido alta (más del 90%) en muchos países durante el último decenio, y se han hecho pocos progresos.

 

  • 1.400 mujeres mueren cada día por causas relacionadas con el embarazo, el 99% de ellas en países en desarrollo. La falta de prevención, de acceso a la atención, de apoyo, de creencias y de culturas son algunas de las causas.

 

Según las cifras de UN WOMEN:

 

  • Las mujeres del África subsahariana pasan colectivamente unas 40.000 millones de horas al año recogiendo agua. Cada semana, las mujeres en Guinea dedican 5,7 horas a recoger agua, en comparación con 2,3 horas para los hombres; en Sierra Leona, las mujeres dedican 7,3 horas a recoger agua, en comparación con 4,5 horas para los hombres; y en Malawi, esta cifra aumenta a 9,1 horas en comparación con 1,1 horas para los hombres. Este tiempo dedicado a la recolección de agua reduce sus oportunidades de conseguir un trabajo.

 

  • En Pakistán, cada medio kilómetro desde el hogar hasta la escuela reduce la matriculación de las niñas en un 20%. En Egipto, Indonesia y varios países africanos, la construcción de escuelas locales en las comunidades rurales ha aumentado la matriculación de las niñas.

 

  • En los procesos de paz entre 1992 y 2011, las mujeres representaron sólo

–    el 2% de los mediadores principales,

–    el 4% de los testigos

–    el 9% de los negociadores.

 

  • También es menos probable que las mujeres se muestren reacias a ocupar puestos de responsabilidad en cualquier parte del mundo.

 

Todas estas cifras, y muchas otras, están ahí para recordarnos que las niñas y las mujeres, por el simple hecho de ser consideradas como tales, siguen siendo víctimas de la injusticia hoy en día.

 

Y sin embargo…

 

Los datos de 25 países desarrollados y en desarrollo indican que los países con mayor representación parlamentaria femenina tienen más probabilidades de establecer un sistema de protección para determinadas zonas.

 

 

Cada año adicional que se pasa en la escuela primaria permite a las niñas aumentar sus futuros salarios entre un 10 y un 20%. La educación también los alienta a casarse más tarde y a tener menos hijos, y los hace menos vulnerables a la violencia.

 

Creemos en el progreso y queremos ser sus actores 

 

El impacto internacional está marcado por la voluntad de actuar en varios frentes: salud, educación, cultura…. La promoción de las mujeres, su acceso a un nivel y una calidad de vida decentes y el aumento de sus oportunidades profesionales son más que importantes para nosotros, de modo que las mujeres dejen de ser relegadas a la condición de víctimas y no sean tratadas de manera desigual debido a su género.

Creemos en el progreso y este día nos brinda la oportunidad de destacar a las mujeres (y hombres) que están avanzando, algunas de ellas junto a nosotros, en el sector del voluntariado y comprometerse día a día con proyectos en los que creemos.

 

 

Paola PINZA, ecuatoriana, directora de la Fundación Ecuasol desde 2015, es uno de los ejemplos que nos gustaría destacar. Es la directora diplomática, ferviente y benévola de esta fundación, que existe desde hace casi 17 años. Ella está comprometida con la educación diaria, la nutrición y el bienestar de los niños en los barrios del norte de Quito con constante entusiasmo.

 

 

Runa Khan, de Bangladesh, fundadora y directora de Friendship es otra. Marcada por el deseo de la multidimensionalidad para asegurar el desarrollo sostenible, esta ONG actúa en particular en el ámbito de la salud o la educación en Bangladesh. Entre otras cosas, su ONG ha desarrollado un sistema de clínicas móviles en barco, navegando de flotador en flotador (islas efímeras vulnerables a las inundaciones) y proporcionando atención gratuita a entre 30 y 40.000 personas cada año. Sin duda comprometida, enfática e innovadora, Runa Khan es un modelo de éxito que no debe pasarse por alto.

 

 

Pierre Foldès, urólogo y cirujano francés, ha desarrollado una técnica quirúrgica para reparar los daños causados por FGC. Después de una misión en Burkina Faso con Médicos Sin Fronteras, desarrolló su técnica. Marcado por el deseo de hacer accesible su método al mayor número posible de personas, consultó gratuitamente y consiguió en 2004 que el seguro de enfermedad cubriera este tipo de intervenciones en el contexto de la mutilación sexual.

 

 

Amélie Reichmutt y Ambre Limousi, franceses, fundaron una asociación llamada Change Mak’Hers hace unos meses y en un tiempo récord. Es una asociación en la que hombres y mujeres de todas las edades son bienvenidos. Esta estructura, que pretende ser una estructura de intercambio, apoyo y asistencia mutua para ayudar a las mujeres a desarrollar sus carreras y redes, todavía tiene poca existencia pero parece estar llena de ideas. En particular, ofrece postrimerías en las que una mujer inspiradora viene a hablar sobre su trayectoria profesional o varios talleres para ayudarles, por ejemplo, a aumentar su confianza en sí mismas.

 

En el plano internacional, la paridad, la igualdad y la colaboración entre los dos sexos son también el centro de nuestras preocupaciones. Al igual que el sector del voluntariado y el compromiso, dos tercios de nuestro consejo de administración está compuesto por mujeres, mujeres de entre 18 y 80 años de edad. Queremos que todos tengan una voz, el poder de expresarse y demostrar su valía, así que fue importante para nosotros que una de nuestras voluntarias de la ONG, Sneha, nos hablara de su visión para el Día Internacional de la Mujer. Puede encontrar su testimonio aqui.

Todos estos ejemplos están ahí para recordarnos que la igualdad de género y el respeto de los derechos de la mujer son asunto de todos. Pero también que las mujeres son capaces, motivadas, comprometidas y pugnaciosas de la misma manera que los hombres.

 

Sin embargo, la igualdad de género y el respeto de los derechos de la mujer no deberían ser un asunto de un día. No olvidemos que deben ser promovidos y defendidos a diario. Si hoy se dedica un día a las mujeres, es precisamente porque la movilización sigue siendo necesaria, una movilización colectiva.

 

 

 

Emilie Beugnot